Eduardo García

García consideraba a Ecuador como ‘La Tierra Promedita’.